Manipulación de documentos en tiempos del COVID-19

Recomendaciones de la Biblioteca Nacional.


Priorizar la consulta de documentos digitales

Hoy más que nunca es preferible consultar documentos en su versión digital, si la hubiera, ya que, de este modo, evitamos contagiarnos e infectar a los documentos. El proceso de desinfección de dispositivos como pantallas táctiles y teclados, entre otros, se puede realizar de forma sencilla con una solución de agua alcohol (consultar con el fabricante del dispositivo en cuestión).

Lavarse las manos y usar elementos de protección como guantes y barbijo

Si fuera indispensable tener que manipular un documento, el uso de elementos de protección nos asegura, en caso de que el mismo esté contaminado, que evitemos contagiarnos y, a la vez, si nosotros estuviéramos enfermos, no convertir el documento en un foco de transmisión. Finalizada la manipulación debemos desinfectar la superficie de trabajo con una solución de 30% de agua y 70% de alcohol etílico, luego, descartar guantes y barbijo en la basura; y lavarnos las manos adecuadamente. Recordemos que los insumos de protección hoy escasean y es indispensable que el personal de salud pueda disponer de ellos, por lo que debemos hacer un uso responsable.

Colocar el documento en cuarentena durante al menos una semana

Los materiales documentales pueden ser transmisores indirectos al estar en contacto con el virus. Es por ello que si sospechamos que nuestro documento está contaminado, debemos aislarlo, por ejemplo, en una bolsa plástica y esperar el tiempo pautado antes de poder consultarlo para asegurarnos que el virus se inactive. Actualmente, existe variada información sobre el tiempo que el virus permanece activo sobre los diferentes tipos de superficies, por lo que el período de cuarentena podría verse modificado e inclusive puede superarse la semana para mayor seguridad.

No limpiar ni desinfectar el documento

Si sospechamos que nuestro documento está contaminado, debemos aislarlo en función de las instrucciones antes mencionadas. No debemos limpiarlo, ya que corremos el riesgo no solo de dañarlo, sino de favorecer el contagio. Cabe aclarar que los procesos de desinfección suelen ser acciones complejas que deben estar a cargo de profesionales para que sean efectivas y, especialmente, para que no deterioren los documentos. La mayor parte de nuestro patrimonio es susceptible a este tipo de tratamientos por lo que se verían dañados. Es por eso que la mejor opción es esperar y mantener los documentos en cuarentena.


Frente a cualquier duda o consulta comunicarse con el Departamento de Preservación de la BNMM al siguiente correo electrónico: dpto.preservacion@bn.gob.ar 


Por disposición del Ministerio de Cultura de la Nación respecto de la situación sanitaria por los casos de COVID-19, la Biblioteca Nacional y el Museo del libro y de la lengua permanecerán cerrados al público desde el día de la fecha (12/03/2020) hasta nuevo aviso.